El Gobierno de San Fernando mantuvo ayer una reunión con los vecinos afectados por las obras del Metro Este, concretamente, con los residentes en calle Presa, desde el número 17 al 27; y de una zona de impares de su homóloga Pablo de Olavide.

El objetivo fue dar cuenta sobre las últimas informaciones a las que ha tenido acceso del Ayuntamiento respecto a la situación. “Continúan los movimientos en la calle Presa impares, y hemos pedido al Gobierno regional la documentación pertinente para una actuación inmediata sobre estos inmuebles”, les explicó el alcalde Javier Corpa.

También concretó que en la calle Pablo de Olavide hay tres escenarios diferentes. “Tenemos el entorno entre calle Rafael Alberti y la junta de dilatación, es decir, la mitad del edificio, donde se notan afecciones y sigue moviéndose el terreno. Otra zona, también en la parte de impares, está estabilizada, pero hay casas donde no se terminaron bien los trabajos o, incluso, no se llegaron a realizar; y una tercera donde existen movimientos, pero son más leves”.

El alcalde “lamentó” que ningún representante de la Comunidad de Madrid acudiera a este encuentro para atender a los asistentes en sus preguntas.

“Es necesario un fondo que dé respuesta a todos y cada uno de los problemas creados por Metro y, ante un problema de esta envergadura, la referencia que se contempla en el proyecto es mínima. Insisto. No queremos más parches. Debe haber consignación económica para una solución definitiva”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.