reflexionterapia

El Consistorio madrileño ha retirado del cementerio de La Almudena las placas conmemorativas de La Legión Cóndor a petición de la Embajada Alemana. Manuela Carmena ha recibido en Twitter todo tipo de comentarios. Respuesta ciudadana. Seguidores y detractores por igual, unos alabando la actuación, otros priorizando otras cuestiones. Personalmente me posiciono con estos últimos, aunque también entiendo que todo debe ser atendido.

El PSOE dice que ellos lo propusieron primero, pero que el Ayuntamiento no lo ha hecho hasta que se lo ha pedido explícitamente la Embajada Alemana. Estas pequeñas “guerrillas” son absurdas. El caso es que se ha hecho. Con esta protesta parecen dar a entender que en política lo más importante es colgarse medallas. Yo lo dije primero, pero nadie me hizo caso. Con decirlo no basta. Hay que proponer con fundamentos suficientes para su ejecución, aunque estos pasen por llegar a consenso con el contrario. Si no lo puedes hacerlo así, ni lo propongas.

La Embajada Alemana había fijado un plazo máximo para la retirada con fecha 27 de Abril y se ha cumplido correctamente. Los primeros que no quieren vestigios nazis son los alemanes. Nosotros tampoco. Es cierto que forma parte de la historia que se debe conocer y estudiar para no repetirla, pero sin necesidad de iconos y conmemoraciones en sitios púbicos. No es necesario. No hay porqué alterar conciencias, aunque a ideología y el pensamiento es libre. Faltaría más. Se trata tan solo de una actuación municipal más, sujeta a críticas. Como en todos los consistorios. A partir de ahí es lícito opinar. Y así se ha hecho.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.