reflexionterápia

Gracias a todos los dioses. Aún existe gente buena en el mundo. Gente anónima de la calle, que simplemente pasaba por ahí. Tal caso se ha dado con el reciente atentado en la sala de conciertos en Manchester, Reino Unido. Dos hombres jóvenes que viven en la calle, dos sin techo. Dos héroes que no dudaron en ayudar a las víctimas heridas  que salían despavoridas del lugar. Han sido reconocidos y recompensados por la comunidad. No es para menos.

La importancia de que estas personas casualmente se encuentren en el lugar de los hechos es mucha. Ayudan en primera instancia a los heridos mas graves en espera de asistencia sanitaria. Esto puede significar la diferencia entre vivir o morir. Es un acto de humanidad encomiable. Tal vez cualquiera haríamos lo mismo, pero en esta ocasión fueron ellos. Dos jóvenes de 22 y 33 años respectivamente. Chris y Stephen.

Nada tiene que ver el hecho de que una persona se encuentre en una situación de indigencia, para que abandone sus principios como ser humano. En cualquier caso, lo reprobable es lo contrario. Lo hay y mucho, por desgracia. Todos lo sabemos. Ese tema da para mucho, pero no en esta ocasión.

Hay que dar gracias a personas con esa calidad humana que se encuentran en el lugar de la desgracia y obran como se debe. Gracias por estar ahí y por actuar como lo hicisteis. Gracias por ayudar a personas en situación crítica.

Que ni se nos ocurra menospreciar a las personas que se encuentran en la misma situación que estos dos hombres. Todos podemos ser de ayuda. Todos podemos ser válidos. No tengo más que añadir. GRACIAS.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.