Reflexiónterapia

por Maria Jesús Hernández Nieto

Según el portal estadístico de la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género, en lo que va de año han muerto a manos de sus parejas 8 personas. No llevamos ni mes y medio de año. En 2016 se presentaron 3.633 denuncias de maltrato y se generaron 10.979 partes de lesiones por el mismo motivo. Las cifras no pueden ser más escalofriantes.

Pese a que existen numerosos organismos implicados en atajar la violencia de género y apoyar a sus víctimas, nunca habrá nada tan efectivo como una conciencia social unánime de tolerancia cero. Este objetivo se consigue trabajando en las trincheras, desde abajo, en la base de la pirámide. La formación básica que se aplica desde la infancia, juega el principal papel de concienciación para erradicar en el futuro esta “mala hierba” de nuestra sociedad. Es desde ahí donde se deben empezar a cargar las tintas y aunar esfuerzos por parte de tod@s para lograrlo.

La violencia de género hay que denunciarla y condenarla y al que la ejecuta hay que presentar rechazo y aislamiento. El consentir, velar y/o justificar estos hechos supone un tinte retrógrado antinatural y contraproducente que hace daño a todos, no solo a las víctimas. No podemos ni debemos consentir que un problema de este calado campe a sus anchas entre nosotros. Una sociedad que quiere evolucionar correctamente va eliminando con las armas mas eficientes de que dispone, todos los escollos del camino. Debemos reflexionar y posicionarnos tod@s firmemente. Tolerancia Cero.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.