reflexionterapia

El Gobierno de España ha decidido no sumarse a la iniciativa norteamericana de obligar a viajeros de vuelos directos procedentes de países árabes a que facturen todos sus dispositivos electrónicos mayores que un móvil. Esta iniciativa ha sido también adoptada por Reino Unido, en aras de prevención de un ataque terrorista en el que se puedan usar estos aparatos.

En realidad no es una medida tan descabellada, máxime cuando persigue tan noble objetivo; prevenir un mal mayor. Que no nos suene a una nueva chifladura de Trump. A mi no me suena. Hay que verlo como lo que es, una medida preventiva ante la ola de terrorismo que vivimos. Es más, diría que se queda corta la medida, incluso debería hacerse extensiva a toda Europa cuanto menos.

El Ministerio del Interior Español no va a adoptar esta medida al menos de momento. No entiendo muy bien porqué. Tal vez no quiera aplicar medidas restrictivas con un claro carácter negativo para no enardecer los ánimos y así que las miras vallan hacia otro lado. Mal. O tal vez porque no se considera que nuestra nación sea susceptible de ser objetivo terrorista. Mal también.

Demasiado suave me parece la medida para intentar contrarrestar tamaño desastre. Multiculturalidad si. Terrorismo no. No confundamos términos. Creo que se puede hacer mucho por la causa, empezando por una buena educación en tolerancia y respeto hacia el crisol de culturas y religiones con los que estamos destinados a convivir.

Deberíamos ser más tolerantes con el prójimo y menos con la violencia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.