Le ha llegado a Coslada el otoño. Las primeras lluvias y los primeros jerséis. Atrás queda el cálido verano, que solo echaremos en falta cuando el severo invierno llene de escarcha los cristales. Este otoño va a ser diferente porque los cosladeños contamos con un nuevo refugio en el que protegernos de las inclemencias. Un refugio ilustre e insigne. Un templo en el que protegidos del frío contemplemos los mil y un destinos de las pasiones humanas, los vericuetos del alma, las injusticias y las felicidades. Tenemos, ya, por fin, nuestro nuevo teatro.

Y ciertamente regocija el hecho de que se agoten las localidades, como ha ocurrido en las primeras funciones. Es un orgullo para esta ciudad contar con vecinos como los que abarrotan el teatro, interesados en la cultura y ávidos de nuevos textos, interpretaciones y experiencias. Un teatro municipal cuyo programa, además, esta a la altura de los vecinos que le dan brillo. De la tragedia griega al musical pasando por la contemporaneidad. Amplio y rico es el programa de nuestro teatro, como debe serlo en un teatro de su capacidad. Lleva visos nuestro teatro municipal de convertirse en un referente de la escena regional. Ojalá así sea.

Este mes hemos visto como finalmente se ha llegado a un acuerdo para trasladar 50 metros la nueva (y tercera) gasolinera del barrio del Puerto. Todas las partes deben recibir felicitación. Los vecinos, por luchar por su barrio. El promotor, por cuidar a sus futuros clientes. Y el Gobierno local, por haber sabido hacer política a través de las necesidades de la ciudadanía. También han comenzado los trabajos de de- molición de Garaeta. Diremos por fin adiós a las pútridas naves que afeaban nuestro entorno. Adiós con retraso, porque a estas alturas, según los plazos que habían fijado los constructores, debería estar casi acabado el supermercado que contempla el proyecto. Esperemos que de hacerlo tarde, por lo menos lo hagan bien. Esta semana hemos sabido de la cuatía aportada por la Comunidad de Madrid a través del Plan Prisma. 7 millones de euros que se desti- narán a gasto municipal (25%) e infraestructuras (75%). Poco detalle ha trascendido sobre las infraestructuras se llevarán a cabo. El dinero del Prisma llega siempre como agua de mayo y a buen seguro supondrá un soplo de aire fresco para las arcas municipales.
Vamos Coslada a por el otoño y el invierno, nos espera la dulce primavera.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.