Esta semana San Fernando de Henares ha dado un paso más en su lucha contra las casas de apuestas y salones de juego. Ya en el mes de septiembre puso en marcha una campaña de sensibilización contra estos casinos de barrio que proliferan en las ciudades y que, en muchas ocasiones, tienen a los jóvenes como mayores perjudicados.

Solo en Madrid hay más de 400 casas de apuestas y salones. Estas empresas suelen ubicarse en distritos de menor nivel adquisitivo, pues son los vecinos de estos barrios, especialmente los jóvenes, quienes ven la posibilidad de ganar dinero de una forma más inmediata.

Sin embargo, lo que está sucediendo no es una mejora económica de los usuarios, sino un aumento alarmante de los índices de ludopatía.

Por eso San Fernando ha dado un paso más en el control de estos espacios de “dinero fácil”, aumentando su control y vigilancia, por ejemplo, en los registros de usuarios o en la entrada de menores.

No es este el principal problema de las casas de apuestas. Según un informe de la Policía Local de Madrid, solo en un caso los agentes encontraron la presencia de un menor, lo que conlleva una sanción de 9.000 euros para el salón de juego infractor.

Si se han detectado irregularidades como falta de documentación, falta de seguro, de código identificativo de la actividad o carencia de seguro ante el impago de los premios.

Junto a San Fernando, el pleno de Torrejón aprobó por unanimidad de los partidos en noviembre del año pasado mayor regularización de los locales de juego y casas de apuestas, incluido el control de las concesiones de licencias así como la distancia de estos espacios a centros de educación, que nunca puede ser menor de 100 metros.

Es importante que las administraciones locales se impliquen en la protección de sus jóvenes. Y es loable que municipios como San Fernando se pongan a la cabeza de la lucha contra la ludopatía que generan estos casinos para vecinos. Con este tipo de actuaciones, el Real Sitio se está convirtiendo en un modelo de futuro para las localidades vecinas gracias a una política de ideas y soluciones valientes que marcan el rumbo a seguir.

Ante la falta de competencias de los ayuntamientos en la concesión de licencias, afortunadamente la Comundad de Madrid aprobó ayer suspender la apertura de nuevos centros de apuestas, toda vez que en la comunidad hay ya 171 casas de apuestas, 470 salones de juego, 33 bingos y cuatro casinos, sin contar la innumerable cantidad de páginas web donde apostar sin control alguno.

Confiemos en que este tipo de locales desaparezcan de los barrios de los municipios. Son espacios de nula contribución a la vida vecinal, a su cultura y a su bienestar social. Todos ellos están en manos de grandes empresas que se han convertido en una especie de “camellos del juego” a los que les es indiferente el daño que generan en la vida de los vecinos, buscando únicamente su beneficio económico.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.