No podía empezar de peor forma 2018. Los restos arqueológicos de los primeros cosladeños perdidos para siempre. Las obras de El Corte Inglés se los llevaron por delante. Poco más se sabe del llamado yacimiento del Calvario mas que se encontraron restos del paleolítico y del neolítico. En otros yacimientos en la zona, el río Henares debió ser un lugar mucho más hermoso entonces, se hallaron fragmentos de silex tallado empleados para cortar, como en el caso del yacimiento del vecino Cañaveral. A lo largo de todo el valle aparecen restos neolíticos como piezas de vasijas de cerámica pintada, piedras pulimentadas o hachas. Una joya de nuestro pasado.

Afortunadamente el yacimiento del Calvario era menos importante que otros cercanos. Lo que no ha impedido que su destrucción haya abierto una causa llamando a declarar como investigados al alcalde y tres concejales del Gobierno actual, dos concejales de la oposición y otros que ya no se encuentran en política

Todos ellos declararán este mes en los juzgados de Coslada. No estamos ante un caso de corrupción. Seguramente ni siquiera de prevaricación porque todas las actuaciones urbanísticas que han destruido el Calvario han sido acordes a los informes técnicos del Ayuntamiento. Éstos podrían ser por tanto los últimos responsables. Sin olvidar que puedan llegar a producirse inhabilitaciones.

Sean finalmente acusados o no, el daño está hecho, por lo que cabe preguntarse quién es el beneficiario del agravio. En un meollo en el que están implicados la Comunidad de Madrid, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, El Corte Inglés y concejales de todas las siglas. La denunica nació de la Fiscalía de Medio Ambiente y El Corte Inglés invirtió 30 millones de euros en una tienda que no ha llegado a construir.

La oposición (Somos y Ciudadanos) solicitó una comisión de investigación para el caso, pero fue rechazada por los votos en contra de PSOE y Partido Popular. Desde las filas socialistas alegaron no querer interferir en el proceso con juicios paralelos y “evitar el linchamiento político”. El pleno así ha hablado, pero todos hubiésemos agradecido que se aclarasen algunas lagunas. Habrá que esperar.

El calvario del mes de enero llegaba también de la huelga de limpieza viaria de los trabajadores de Valoriza. Finalmente, in extremis, la concejala Charo Arroyo medió entre las partes consiguiendo un aplazamiento del paro, al menos, hasta el 15 de enero, fecha en la que el Pleno municipal debería haber votado las condiciones propuestas por el Gobierno para la resolución del conflicto. La votación no se produjo y la huelga tampoco.

La cuestión es que bastantes concesiones le hace Coslada ya a Valoriza, multada el año pasado con 276.000 euros por incumplimiento de contrato, para que también haya que arreglarle las pésimas condiciones en las que tiene a sus trabajadores.

Si. Ha sido este enero el enero del Calvario. Se abre ante nosotros, fiel a la cita de febrero, la Semana del Cine Español, que celebra su 20º edición. No hay mejor forma para evadirse un poco.