El Ayuntamiento de Coslada puso en marcha una campaña, Pisa tranquilo, cacas no, entre el 19 y el 25 de mayo para tratar de reducir el número de infracciones que los propietarios de mascotas cometen, como llevar al perro suelto, o que éste eyecte en espacios no autorizados.

La Policía Local, uniformada y de paisano, vigiló de forma especial que los animales potencialmente peligrosos cumplan con lo establecido en las ordenanzas, según ha informado el Ayuntamiento. El alcalde, Ángel Viveros, ha precisado que la campaña no trata de sancionar, sino de hacer cumplir las ordenanzas para una mejor convivencia de los vecinos.

La campaña, explicó el jefe de Policía Local de Coslada, Gabriel Cerrato, viene motivada por las quejas de los vecinos por las cacas de los perros o peleas que se producen entre ellos cuando van sueltos.

Cerrato recordó que los perros tienen que estar inscritos en el registro municipal y los potencialmente peligrosos, además, en el de la Comunidad de Madrid. Sobre este tipo de razas el jefe de policía recordó que los dueños han de tener una licencia de aptitud psicológica, además de un seguro.

Las sanciones por cacas van de los 200 a los 600 euros, mientras que llevar el perro suelto pueden alcanzar los 2.400 euros en los casos más graves. La teniente de alcalde Charo Arroyo a provechó la presentación de la campaña para adelantar que se pondrá en marcha un proyecto de ampliación y mejora de las e las zonas caninas.

En 2013 la Policía Local tramitó 225 multas por infracciones cometidas con los perros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.