Las grietas de la escuela infantil Charlie Rivel de Coslada continúan agrandándose. Han pasado más de 10 años desde que el Ayuntamiento de Coslada cedió una parcela para la construcción de una nueva escuela que la Comunidad de Madrid incluyó en el plan Prisma 2008-2011. Pero ni rastro de ella.

Desde entonces han sido numerosas las veces que el personal de la escuela ha denunciado el mal estado de las instalaciones, con numerosas grietas y goteras. Pero la nueva escuela Charlie Rivel no se va a construir, según informó el pasado mes de marzo el gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso, al parecer Coslada cumple con el ratio de alumnos/centros educativos y no es necesaria.

La solución propuesta por Díaz Ayuso es la de trasladar a los alumnos de la Charlie Rivel al CEIP Miguel Hernández, a unos tres kilómetros de distancia y mucho más lejos que el CEIP Pablo Neruda, que fue el centro propuesto por el Consistorio.

El traslado no se llevará a cabo este año. Según ha informado el Ayuntamiento, recogiendo las quejas de Fampa, Ampa y la dirección de la escuela, ha tomado la decisión de que los escolares permanezcan el curso 2020-2021 en la Charlie Rivel.

La mudanza será el curso 2021-2022 porque no hay riesgo de que para el próximo curso pudiera ocurrir un accidente. «Los técnicos municipales consideran que las fisuras y testigos analizados se mantienen prácticamente en el mismo estado que hace 7 meses».

No obstante, informa el Ayuntamiento, se van a llevar a cabo trabajos de acondicionamiento para eliminar filtraciones de agua, deficiencias en los acabados y reparaciones en las juntas de dilatación.

También se actuará en el revestimiento de paramentos y techos «mediante sistemas constructivos capaces de admitir cierto movimiento y dilataciones».

Los niños de la escuela Charlie Rivel comienzan el curso bajo las grietas de siempre

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.