Somos Coslada saca adelante una moción que acuerda llevar a cabo mediciones para comprobar que no se exceden los limites de radiación permitidos.

Antena de telefónia en Coslada.
Antena de telefónia en Coslada.

El pasado pleno del 15 de marzo Somos Coslada presentó una moción para que el Ayuntamiento comience a regular la instalación y ubicación de las antenas de telefonía móvil de la ciudad.

Según explican, en Coslada hay 30 antenas dispuestas a lo largo de todo el territorio municipal, muchas de ellas a menos de 100 metros de distancia de zonas habitables, algunas incluso en el seno de núcleos urbanos, y a menos de 150 metros de distancia de colectivos especialmente sensibles, como colegios, hospitales, parques y jardines públicos. Estas son las disntancias mínimas que se recomiendan para evitar los posibles daños de las ondas electromagnéticas.

La cuestión de los efectos dañinos de las antenas sobre la población no es nueva. Hay multitud de estudios científicos que por un lado avalán su perjuicio y otros que no acaban de tenerlo claro. La OMS califica este tipo de ondas electromagnéticas de Tipo 2B, es decir, posiblemente cancerígeno.

Antena de telefonía en Coslada.
Antena de telefonía en las inmediaciones del lago de Coslada.

En cuanto a la legislación, actualmente existe un emboroñado laberitno de leyes y decretos que no terminan de aclarar la cuestión. La legislación europea, a través de la Resolución 1815, insta a los estados miembros de la unión a “tomar todas las medidas razonables para reducir la exposición a campos electromagnéticos, especialmente a las frecuencias de radio de los teléfonos móviles, y en particular la exposición de los nińos y jóvenes que parecen estar en mayor riesgo de tumores de la cabeza”.

No obstante, la legislación española no requiere a las empresas de telefonía móvil especial cuidado a la hora de instalar sus repetidores. Una laxitud legislativa que para Somos “facilta a las grandes empresas de telefonía móvil el despliegue de la infraestructura que les parezca a ellas más adecuado”.

Aún así, no faltan sentencias del Tribunal Supremo que insten a los ayuntamientos a proteger la salud medio ambiental de los vecinos, recordándoles que tienen capacidad ejecutiva para actuar en este sentido.

El pleno de marzo aprobó la moción presentada por Somos. En virtud de la cual el Ayuntamiento se adhiere a la Resolución 1815 de la Unión Europea, prestando “especial atención” a las personas electrosensibles afectadas por el síndrome de intolerancia a las ondas electromagnéticas.

La moción también insta al Consistorio a la creación de zonas blancas no cubiertas por redes inalámbricas.

El texto también recoge que se inste al Gobierno a revisar los límites de tolerancia de exposición a los campos elestromagnéticos.

Asimismo el Ayuntamiento se compromete a hacer mediciones para “garantizar que los diferentes niveles se encuentran en todo momento por debajo de los límites exigidos por la legislación”.

También que se solicite a las empresas que justifiquen la “necesidad de tantas antenas” en Coslada, y se comprometan junto al Ayuntamiento a estudiar nuevas ubicaciones que cumplan las distancias mínimas de 100 y 150 metros.

La moción también aprueba que el Ayuntamiento elabore un mapa donde se delimiten las zonas expuestas a contaminación electromagnética”.

MOCION GRUPO MUNICIPAL SOMOS COSLADA (pdf)

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.