Esta semana hemos sabido que el Caso Calvario ha entrado en una nueva fase. El fiscal pide tres años y nueve meses de prisión para el alcalde de Coslada, Ángel Viveros, por un delito de prevaricación urbanística y delito contra el patrimonio histórico presuntamente cometidos en la concesión de licencia de obras en la parcela de El Corte Inglés.

Un proyecto en el que la marca ha invertido 30 millones de euros para la construcción de una nueva tienda en Coslada y que nunca ha llevado a cabo, a pesar de haber construido el teatro municipal a cambio de la parcela de 30.000 metros cuadrados

El alcalde ya fue a declarar en enero de 2018 por este caso junto al resto de los investigados: el ex concejal de Urbanismo, Antonio Murillo; al secretario de la Corporación, Ángel Martínez; y al arquitecto municipal José Luis Alonso.

Viveros denuncia indefensión ante la filtración del documento de la FIscalía

Ayer lunes el Gobierno de Viveros convocó a la prensa para hacer balance de la última sesión plenaria, como suele ser costumbre en su mandato. Pero el tema a tratar fue otro. Porque esa misma mañana y sin que Viveros, su abogado y su equipo supieran nada, Europa Press publicaba la petición del fiscal.

El alcalde, indignado, protestó ante los medios por la filtración de los datos y aseguró haberse enterado de la acusación a través de ellos.

El hecho de que los medios tengan documentos que ni siquiera tienen sus abogados ha llevado a Viveros a proclamar una falta de respeto y una actitud intolerable hacia su persona que demás está sumiéndolo en la indefensión.

El alcalde ha proclamado su inocencia y la ha sustentado en todos los informes técnicos favorables sobre los que se llevo a cabo la operación.

Viveros ha pedido respeto para su honor y su familia. También ha dicho confiar en la justicia.

Sobre estos informes favorables, nada se ejecuta en Coslada sin la firma del secretario y el arquitecto, basará Viveros toda su inocencia. Habrá que esperar a la evolución de la causa para ver si el juez destila responsabilidades en el los políticos o en los técnicos, o en ambos. ¿Obviaron todos el yacimiento del Calvario?

Los informes favorables chocan de frente con la destrucción del yacimiento.

Ya en 1992 el mismo Ayuntamiento de Coslada había solicitado a la Comunidad la declaración del sitio como Bien de Interés Cultural (BIC), sin que ésta llegase nunca a producirse, al parecer por la falta de respuesta del organismo regional.

El silencio de la Comunidad condujo al Ayuntamiento, 14 años después y gobernado por el popular Raúl López, a poner en marcha la operación

La inocencia de Viveros, los informes favorables y la unanimidad con la que la Junta de Gobierno sacó adelante el proyecto chocan frontalmente con la destrucción del yacimiento arqueológico con que les culpa la Fiscalía. Habrá que ver si el argumento de que la Comunidad no tuvo interés por nombrarlo BIC sirve a la defensa de los investigados.

El alcalde Ángel Viveros
El alcalde Ángel Viveros.

Viveros es creíble porque no mueve un dedo sin la firma del secretario y el arquitecto municipal. Y esto podría eximirle de responsabilidades. Él mismo denunciaba ayer ante los medios un “tufo político más que jurídico” en la petición de la Fiscalía. El alcalde sospecha que la filtración del documento ante las cercanía de las elecciones quiere dañar su candidatura a la Alcaldía.

Y nada indica que no sea así. No han sido muchos los medios que se han hecho eco del Caso Calvario, más que los locales o de líneas editoriales contrarias al PSOE. Si se da por hecho la inocencia de Viveros, el secretario y el arquitecto, y la más rigurosa sujeción a la ley de toda la operación, como según alegan haber actuado, las conjeturas de Viveros sobre el daño a su imagen han de ser ciertas, y obligan a buscar un perjudicado entre los implicados en la construcción de la gran tienda de 30 millones de euros.

Ayer Viveros fue arropado por los miembros de su partido. “Estamos en el mismo barco, alcalde”, le dijo su mano derecha, la vicealcalde Charo Arroyo. Ya por la tarde el PSOE de Coslada emitía un comunicado en el que ratificaba la confianza del partido en Viveros y la confirmación de que será el candidato socialista a la Alcaldía de Coslada.

Desde Génova, por el contrario, el Partido Popular de Madrid ha pedido al PSM que por “dignidad y responsabilidad tome medidas en cumplimiento de sus propias normas”. Y recuerdan que el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez (PSOE), que también es presidente del comité de ética de los socialistas, está pendiente del comienzo del juicio.

Quejas tibias desde Somos Coslada. La agrupación pide explicación al alcalde por todo el proceso y por haber tumbado la comisión de investigación que Somos y Ciudadanos propusieron en el pleno. “La ciudadanía de Coslada merece conocer por qué se concedió licencia sin presuntamente el pertinente informe de la Dirección General de Patrimonio”, ha cuestionado la portavoz de Somos, Virginia Robles, que podría estar aportando una cuestión trascendental en todo el Caso Calvario.

Si finalmente el juez abre juicio oral, como solicita la Fiscalía, Viveros no podrá ser finalmente candidato a la Alcaldía, según recoge el código ético de los socialistas de 2014, a pesar de que pueda ser declarado inocente con posteridad.

PP y PSOE tumban las comisiones de investigación del caso Calvario

Enero del Calvario

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.