La Fiscalía le acusa, junto a otros agentes, de delitos relativos a la prostitución, extorsión, cohecho o tenencia ilícita de armas.

El próximo 15 de enero comienza el juicio por el caso Bloque de Coslada. Ginés Jiménez Buendía, conocido como el sheriff de Coslada, junto a otros miembros de la Policía Local, serán juzgados por una presunta participación en una trama delictiva.

La lista de delitos de los que los acusa la Fiscalía es extensa. Se les atribuye delitos relativos a prostitución, omisión del deber de perseguir delitos, cohecho, extorsión, amenazas condicionales, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas.

Junto a las acusaciones de la Fiscalía, mucho se ha dicho sobre las actuaciones del antiguo jefe de la Policía Local de Coslada. Al parecer le gustaba cenar en los restaurantes más caros de la ciudad, siempre de forma gratuita, y si así no ocurría, mandaba algunas patrullas para que hiciesen una inspección.

En 2008 también circularon rumores de que en sus correrías nocturnas con su camarilla de policías iba “pegando tiros al aire” por las discotecas y prostíbulos de la ciudad.

La vista oral se prolongará hasta el 23 de marzo.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.