Con lágrimas, sollozos y tristeza. Así despidieron ayer por la tarde numerosos vecinos vestidos de riguroso luto o no a la Sardina, la tradicional protagonista del último día del Carnaval de Coslada.

Para que no faltase de nada en su despedida, antes de su cremación los numerosos asistentes pudieron disfrutar de un chocolate caliente. De esta manera afrontaron de forma más dulce el instante más amargo: el del fuego. Además, un espectáculo pirotécnico frío, sin ruido o explosiones, dio aún más color al momento, precedido por el habitual pasacalles y sepelio, acompañado de reparto de churros.

El broche final llegó a través de la música en directo, que corrió a cargo del grupo Los Neutrinos, cuyos componentes durante más de una hora deleitaron al público asistente con las versiones de las temas de pop rock más conocidos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.