El pasado miércoles 1 de marzo el Gobierno tripartito compareció ante los medios de comunicación, la primera vez que lo hacía desde que presentaron el Gobierno en julio de 2019. Ninguno de sus representantes compareció ante los medios con la llegada de la pandemia ni en los meses venideros. Tampoco ante los estragos de la tormenta Filomena.

Esta vez sí lo hicieron. El alcalde de Coslada, Ángel Viveros (PSOE), acompañado de su concejal de Hacienda, Macarena Orosa (PSOE); Julio Huete (Podemos), concejal de Medio Ambiente; y Fernando Romero (Más Madrid), concejal de Desarrollo Económico.

La rueda de prensa era para anunciar que el Ayuntamiento destinará ocho millones de euros procedentes del remanente del último ejercicio a “proyectos estratégicos” en el pueblo. “Tres planes integrales”, según lo definió Viveros, tres planes sin concretar, según Francisco Becerra, portavoz del Partido Popular.

Un plan social, otro plan de accesibilidad y un plan de digitalización.

En cuanto al plan social, se lo apuntó Viveros. Recordando que “es necesario combatir los efectos de la crisis generada por la pandemia así como por el temporal Filomena, ofreciendo ayudas a las familias, los autónomos y las empresas”. Un año después del inicio de la pandemia todavía se desconocen las cuantías, los tiempos y los requisitos.

¿Y qué es el Plan Ciudad? Cuatro millones de euros para mejorar las calles, la accesibilidad, la “recuperación de espacios infrautilizados” y renovar centros públicos. Todo ellos con criterios de eficiencia. Se trata de un proyecto “para hacer la Coslada del futuro, una ciudad que tiene que recomponerse tras los duros momentos vividos”, explicó Orosa. No se ofrecieron ni las calles que se reformarán, ni que espacios se van a mejorar, ni cuáles son los centros públicos que se van a renovar. Tampoco cuándo se va a empezar el llamado Plan Ciudad ni mucho menos cuándo se va a terminar.

Al concejal de Medio Ambiente le han tocado tres millones de euros. Según explica desde la oposición el Partido Popular, los ocho millones se han repartido proporcionalmente entre el número de concejales que tiene cada uno de los tres partidos que componen el Gobierno.

La idea del concejal de Medio Ambiente, Julio Huete, es un Plan de Sostenibilidad y cumplir las exigencias de la Agenda 2030. “Compromiso con la economía circular y el medio ambiente”. Un plan que a su vez incluye otro plan de mejora de la calidad del aire, el fomento de “una nueva forma de movilidad o una mejor gestión de los residuos”. En cuanto al Plan de Sostenibilidad no se han ofrecido más datos. Se desconoce también a qué tipo de “nueva movilidad” se refiere el concejal. Tampoco dio pistas de cómo pretende mejorar la gestión de residuos de la que la empresa Valoriza se encarga desde hace más de una década a razón de 4,3 millones de euros anuales.

Coslada es hoy la ciudad más contaminada de España. Un grave problema de salud para sus 80.000 vecinos y quizás el más importante problema de la ciudad, delegado, por cierto, a un partido que se encuentra en minoria en el Gobierno de Coslada.

A Fernando Romero, cuarto teniente de alcalde y concejal de Desarrollo Económico y Empleo, le ha correspondido un millón de euros. Los destinará a la creación de “empleo directo” y “planes de ayuda”. Qué tipo de plazas y plazos, cuándo y cómo, o en qué consiste el llamado plan de ayuda está por ver.

377 palabras, poco más de un folio, le han bastado al tripartito de Coslada para dar a conocer a los vecinos sus planes para invertir los ocho millones de euros. Planes que, a juzgar por la comparecencia conjunta de los tres partidos, la primera desde que comenzaron a gobernar, han de ser importantes para la villa.

Proyectos sin concretar
Estos proyectos difusos, venideros, abstractos, no han gustado en las filas del primer partido de la oposición. Los populares creen que no se ha concretado ni un solo proyecto. Y que el reparto de los ocho millones de euros responde más a un “mercado persa” que al Gobierno de un municipio como Coslada.

El Grupo Popular también ha recordado que en los últimos tres ejercicios ha habido remanente en las arcas municipales, pero que sin embargo no se han ejecutado obras aprobadas en pleno en los años 2018 y 2019.

“La generación recurrente de un remanente económico de ocho millones de euros solo puede significar tres cosas: que los vecinos están pagando más impuestos de lo que deberían; que no se ha presupuestado adecuadamente; o que la gestión del propio presupuesto ha sido un fracaso”, escriben los populares en su comunicado.

Los populares hacen hincapié en la subida general de impuestos llevada a cabo por el tripartito. Y recuerdan que el remanente “resulta de todas las actuaciones que el Gobierno debió realizar y no lo ha hecho en los años anteriores, unas actuaciones que hemos pagado con nuestros impuestos sin que lleguen a materializarse”.

El tripartito de Coslada aprueba una subida general de impuestos

El tripartito de Coslada se sube el sueldo 3.000 euros brutos anuales

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.