26 millones de españoles acudieron el pasado domingo a las urnas. La mayor participación en lo que va de siglo. El 75,5% de los votantes acudieron a votar. La respuesta ha sido contundente: No a la confrontación. Sabiamente los españoles han decidido que sea el diálogo y no el castigo la vía para solucionar el problema de Cataluña, que ha sido en buena parte uno de los condicionantes del voto, lo que resulta ya en sí un síntoma de la situación del país.

Pedro Sánchez. Qué hombre. Hace dos años y medio se encontró con las maletas en la puerta de Ferraz. Fue por imperativo oscuro. Después se enfrentó en las primarias contra la poderosa Susana Díaz, Zapatero, Gónzalez y Rubalcaba, que iban a verla a los mítines. Venció la inocencia de Sánchez, que contó con el apoyo de la militancia, bien espabilada en el devenir de los hechos y, sin saberlo, nombraron al nuevo presidente del Gobierno. Qué tipo este Sánchez.

Por sumarse apoyos, Sánchez ha contado hasta con el de la derecha, que en su competición por ser el adalid de la ideología los ha escorado a todos para espantada de la ciudadanía.

De estos, Ciudadanos es el único que ha podido celebrar algo. Aunque podría haber festejado mucho más si no se hubiese sumado a los de Colón y Rivera hubiese sido más comedido en el debate. Ciudadanos ha perdido su papel mediador dejando la puerta sin bisagra.

Podemos por su parte da gracias a Dios por no haber perdido más. Ciertamente Iglesias supo ganarse a los indecisos en los dos debates. Sobre todo en el último, que tuvo que mediar entre todos bajo la autoridad que le imponía su jersey 198.

Pero, ¿cómo pueden afectar los resultados en las generales a las municipales? Es difícil saberlo. Todo depende de la campaña que afronten cada uno de los partidos. Pero conviene recordar que ni se vota a Sánchez para alcalde, ni a Pablo Casado, Iglesias o Rivera, sino a Vázquez, Castillo, Jérez, Viveros, Becerra, Huete o González.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.