La Policía Local de Coslada puso en marcha un año más una nueva edición de la campaña de vigilancia del cumplimiento de la normativa de tenencia y protección de animales ‘Pisa tranquilo, cacas no’.

Esta iniciativa, al margen de la labor de vigilancia, persigue sensibilizar y concienciar a los dueños de la necesidad de llevar completamente controlados los animales a su cargo y no ocasionar perjuicio alguno a la comunidad.

Para la consecución de los objetivos marcados, según explican desde la Policía Local de Coslada los agentes trabajaron en tres ámbitos de control.

Por una parte, en la no recogida de deyecciones; por otra, en que los canes no deambulen sueltos por la vía pública; y por último en el cumplimiento estricto de la normativa que atañe a los perros de razas potencialmente peligrosas.

A partir de aquí, con la campaña se busca garantizar la seguridad pública y la salud, logrando un normal desarrollo de la protección del medio ambiente y de la protección de los animales domésticos. Asimismo, también prevenir y, en su caso, evitar daños a las personas, animales y bienes, así como garantizar que los ciudadanos disfruten por las calles, parques y jardines de nuestra ciudad.

Las zonas que son objeto de especial vigilancia policial son aquellas sobre las que vecinos y sus representantes han manifestado quejas respecto a frecuentes deyecciones o excrementos de animales sin recoger, perros sueltos, etc.

Multas a dueños de perros peligrosos
Respecto a la normativa legal (autonómica) de aplicación en esta materia, hay que recordar que en la Comunidad de Madrid es obligatorio para todos los propietarios de perros, independientemente de su raza y tamaño, la suscripción de una póliza de seguro de responsabilidad civil.

En el caso concreto de Coslada, las ordenanzas municipales establecen una multa de hasta 600 euros por la no recogida de las deyecciones de los animales y de la misma cuantía por llevar el perro suelto (infracciones leves, ambas).

Para los dueños de perros de razas catalogadas como potencialmente peligrosas, la normativa exige, además de ser mayor de edad, concertar una póliza de seguro no inferior a 120.000 euros, obtener un certificado de aptitud psicológica y licencia municipal (con inscripción en el registro municipal correspondiente) y, por lo que respecta a la conducción del animal por vías y espacios públicos, es necesario llevarlo en todo momento provisto con bozal y cadena no extensible, de longitud inferior a dos metros. La vulneración de estas normas puede acarrear multas de hasta 2.400 euros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.