Gracias a la colaboración vecinal

La Policía Local de Torrejón de Ardoz interceptó a dos individuos que estaban intentando entrar en una vivienda derribando un muro de ladrillos. Por otra parte, también fueron sorprendidos in fraganti un hombre y una mujer que intentaban acceder a una vivienda derribando la puerta. En ambos casos podría tratarse de presuntos integrantes de mafias dedicadas a traficar con pisos.

Los hechos se producían cuando los agentes fueron alertados, ya que al parecer había dos individuos dando martillazos a una valla de ladrillo para intentar acceder al patio de un edificio. Cuando los efectivos policiales se personaron en el lugar, un testigo manifestó haber visto cómo salían corriendo dos hombres cuando les recriminaron su actitud, arrojando las herramientas que llevaban.

Los agentes pudieron observar que la valla de ladrillos tenía martillazos y algunos agujeros, por lo que tras realizar una batida por la zona encontraron a un grupo de individuos, de los cuales dos de ellos coincidían con las descripciones aportadas por uno de los testigos. Fueron trasladados a las dependencias policiales, además de ser informados de la correspondiente denuncia que les llegaría por los daños causados en el edificio.

El alcalde de Torrejón, Ignacio Vázquez, quiso recordar que: “vamos a luchar con todos los medios a nuestra alcance para evitar que se perjudique a los vecinos con la ocupación de pisos por parte de mafias organizadas, aunque es muy complicado hacerlo una vez que han ocupado los pisos cuando ya se requiere un mandato judicial para intervenir”. Para ello, el Ayuntamiento de Torrejón ha creado la Unidad de Mediación Vecinal de la Policía Local. José Luis Navarro, vicealcalde y concejal  de Seguridad y Urbanismo, señaló que la creación de esta unidad: “tiene como principales objetivos el contacto con las asociaciones y comunidades de vecinos para luchar contra las mafias que ocupan ilegalmente estas viviendas para traficar con ellas, y para apoyar a los vecinos que sufren graves problemas de convivencia en sus comunidades originados por estas situaciones”. Fuentes municipales aseguran que se responde así a la inquietud que puede generar en las comunidades de vecinos el acceso por la fuerza a las viviendas, y los posteriores problemas de seguridad y salubridad que se producen.

No hay comentarios

Dejar una respuesta