Este mes de mayo hemos visto como los mayores de Torrejón respondían de forma masiva a las actividades programadas para ellos en su Semana de los Mayores de Torrejón. Un variado abanico de actividades, como el teatro, la conducción segura o el baile de San Isidro han puesto de manifiesto la buena salud de los venerables de la ciudad.

Son muchas las iniciativas que surgen desde los ayuntamientos para mantener en forma a sus mayores. En Coslada se está construyendo un jardin terapéutico para sus honorables. Un espacio para prevenir el deterioro cognitivo y físico, y donde sobrellevar el envejecimiento de forma activa.

Los mayores son cada día más importantes en las sociedades actuales. Vivimos más y por lo tanto envejecemos durante más tiempo. La tasa Google no será suficiente. Y se vislumbra ya que para 2020 la jubilación se alcance a los 67. Si no, al tiempo.

No habrá otra forma de pagar (devolver) las pensiones a todos aquellos que las han recolectado durante décadas. No es que haya pocos cotizadores, sino que no hay trabajo en el que cotizar.

Lo cierto es que el número de jubilados es hoy tal que se han convertido en una espectro electoral especialmente poderoso. En Torrejón representan el 8% de los 136.331 empadronados. En San Fernando, el 8,3%, y en Coslada, el 6,1%. Son cifras elocuentes que están llevando a los ayuntamientos a destinar más recursos a esta porción de la población.

No se trata, desde luego, de una cuestión electoral. Sobre todo interés prevalece el hecho de que nuestros mayores se merecen todo nuestro respeto y agradecimiento por el inmenso esfuerzo diario que supone llegar a la jubilación.

El trabajo que se está haciendo desde las administraciones locales es bueno. Los centros de mayores funcionan a barullo diario, naipes, cursos, billares… Faltan, eso sí, espacios en el que nuestros mayores puedan conectarse a Internet sin necesidad apuntarse en tediosas listas de espera para un solo ordenador.

Decía Pitágoras que una bella senectud es la recompensa a una bella vida. Tarea es de las administraciones, empezando por la estatal y acabando en la municipal, hacer de esta recompensa, efectivamente, una bella vida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta