Las balsas de agua ante las fuertes lluvias obligan a cortar la vía periódicamente.

Balsas de agua en la carretera de Vicálvaro
La salida de las dependencias de Renfe completamente anegada. (Ayto)

Las grandes balsas que se producen en la carretera de Vicálvaro cada vez que ocurren fuertes lluvias y que obligan a cortar la vía han llevado al Ayuntamiento de Coslada a solicitar al Consistorio madrileño una solución al problema.

Esta mañana, la concejala de Vías y Obras, Charo Arroyo, se ha reunido con el concejal de Distrito de Vicálvaro, Carlos Sánchez, para transmitirle la necesidad de poner fin a este tipo de problemas que originan molestias, no solo a los vecinos de Coslada, sino a todos los vehículos que aprovechan la vía para acceder a la M-40 y la A-2.

Según explica el Ayuntamiento, desde Vicálvaro han asumido la responsabilidad del problema, por lo que se han comprometido a limpiar los canales de desagüe de la zona para evitar embalsamientos.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta