¿Deben los concejales pagarse su propia comida en la gran comida de Navidad que todos los años celebran los mayores de Coslada?

¿Deben los concejales pagarse su propia comida en la gran comida de Navidad que todos los años celebran los mayores de Coslada? La pregunta vuelve por Navidad y se ha convertido ya en un clásico como el turrón y el mazapán.

La comida navideña reúne cada año a 1.500 mayores. Este año se ha celebrado en un restaurante de Meco a lo largo de tres jornadas.

La celebración se organiza cada año gracias a una subvención que el Ayuntamiento concede a las juntas rectoras de mayores de Coslada, que son las que se encargan de gestionar los centros de mayores de la localidad.

En la pasada legislatura, el Ayuntamiento concedía la subvención con el requisito de que la comida se llevase a cabo. Siendo el Ayuntamiento el que se encargaba de gestionar las invitaciones a las personalidades.

Con la llegada del nuevo Gobierno la situación cambió. Bajo la iniciativa de Somos Coslada, en 2015 los concejales que acudieron a la comida pagaron su propio cubierto. No ocurrió así en 2016 ni tampoco estas navidades.

La invitación de los concejales no cae bien en Somos. Así que no han acudido a ninguna de las tres comidas celebradas. Creen que se trata de un “hecho lamentable” que se use dinero de las arcas municipales para sufragar comidas navideñas.

Desde la Concejalía de Mayores, su responsable Teresa González Ausín recuerda que las invitaciones a las comidas de mayores han sido gestionadas por los propios mayores. No por el Ayuntamiento ni la Concejalía.

Es una tesis que también defiende el concejal del Partido Popular Francisco Becerra. “Nosotros en correspondencia con la gentileza de la invitación acudimos a la comida”, reconoce.

En el mismo hilo se manifiesta Bernardo González, concejal de Ciudadanos. “El ayuntamiento ni organiza la comida ni paga el evento. Da una subvención directa a los consejos rectores y son ellos los que invitan a los políticos. Hay que explicar las cosas como son”, comentaba el otro día en referencia a las críticas vertidas por Somos.

Desde la agrupación, su portavoz Virginia Robles aclara que no se trata de que no quieran ir a comer con los mayores, “lo que queremos es que se utilice el dinero para pagar la comida a otras personas con mayores necesidades”.

La concejala Ausín insiste en que las comidas las organizan los consejos rectores con plena autonomía. Pero que el Ayuntamiento costeará las comidas de los concejales que acudan a la celebración para evitar que lo tengan que pagar los mayores. Y reconoce que no es partidaria de que las subvenciones que da el Ayuntamiento se destinen a este tipo de eventos.

“Los consejos rectores tienen que aprobar políticas que lleguen a la mayoría y sobre todo a aquellos socios de los centros que tienen más dificultades para hacer los viajes o las comidas”, explica Ausín.

Lo cierto es que la comida que celebran los mayores tiene un coste de 39 euros por persona, de los que 20 llegan de la subvención aportada por el Ayuntamiento. El precio incluye el alquiler del autobús, el menú y el baile posterior ,así como los cuatro monitores acompañantes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.