Los madrileños contagiaron su pasión al público en la noche del domingo.

Hombres G en las fiestas de Torrejón

Han pasado 32 años desde que lanzaron su primer disco, pero siguen sabiendo llegar al corazón de la gente. Suenan mejor que antes, 30 años dan para mucho. Pero la pasión se mantiene. Hombres G no solo no defraudó, sino que se ofreció un concierto memorable, aquel de las Fiestas de Torrejón de 2017.

Concierto gratuito. Bien organizado. Lleno pero holgado, para que cupiesen bien los carros de los bebés. Muy buen ambiente. Muchos fans, la mayor parte los adolescentes de aquella época, hoy padres y madres de familia que acudían en prole al concierto.

Allí estabamos todos para pasárnoslo bien con Hombres G. Así lo hacía saber el grupo con su primera canción. El recital prometía, ya había miles de personas bailando y coreando a voz en grito las letras de las canciones.

Hombres G en las fiestas de Torrejón

Hombres G también se divertía. Tocar “aquí al lado cerquita de casa”, según dijo Sumers, siempre se agradece. Derrochó el vocalista de Hombres G simpatía y aprecio por su público. A las torrejoneras les dedicó el mejor de sus clásicos Te quiero.

Se sucedieron las canciones. Suéltate el pelo, El ataque de las chicas cocodrilo, Visite nuestro bar… Para Venecia salieron todos del escenario. Después apareció Javi, batería icono del grupo. Pidió un tequila antes de entonar el io sonno il capone de la mafiaaaaa. Io sonno el flglio de la mia mammaaaa. Ni el mismo Pavarotti lo hubiese cantado mejor. El original siempre prevalece. Finalizada la opera salió el grupo a darlo todo con Venecia.

Hombres G en las fiestas de Torrejón

Están en forma, y con ganas. Lo trasmiten con su música. Pura marcha. Rafa sigue disfrutando con su guitarra. Tendrían que dejarle librar el león que lleva dentro.

Por el otro flanco Dani Mezquita, el más silencioso de los cuatro, pero pieza fundamental del jolgorio, al que sabe sumarse. Junto al saxofón de Juanito El Piscinas, 32 años acompañando a los G junto a Paradise, formaron un quinteto de diversión, todos juntos, disfrutando de la música.

Llegó el final del concierto. Pero aún le quedaban canciones en el tintero. Salió entonces David al escenario acompañado del piano. Con las primeras notas los miles de fans ya adivinaron el tema. Temblando sigue calando hondo y el público la cantó como si estuviera en el mismo escenario. Se hizo entonces el concierto memorable.

Para la última canción dejó Sumers que el público cantase ofreciéndoles el micro. El marcapasos más famoso de la historia. El público de desgañitaba y los Hombres G lo agradecieron con un sonido limpio y potente. Parecía que la cantaban por primera vez. Después de 32 giras es ya un clásico, pero siguen sonando fresco.

Hombres G en las fiestas de Torrejón

1 Comentario

Dejar una respuesta