Miles de personas llenaron el campo de la Vïa en el concierto grande de estas fiestas.

La noche del viernes 9 de Junio era especialmente calurosa. Sin embargo, eso no impidió una gran afluencia de público al concierto de Los Secretos, que marcaba el inicio de las Fiestas y además era gratuito. La gente iba sumándose a la fila que rodeaba al campo de fútbol de La Vía, deseosos de acceder al recinto.

Tras el concierto de la banda local Aserradero, que ejercieron de teloneros, se acercaban las 10 de la noche y el comienzo de la actuación del grupo de Álvaro Urquijo. Más de 5000 personas llegaron a congregarse, llenando prácticamente el estadio de La Vía, escenario en los últimos años de los conciertos cuando llegan las fiestas locales. Entre los asistentes había gran variedad: tanto familias con hijos a los que quieren mostrar uno de los grupos que marcó su juventud en los años 80 y 90, como grupos de chavales o viejos rockeros.

Mientras la gente amenizaba la espera comprando en los puestos de bebida y comida situados en el interior de La Vía, hicieron finalmente acto de aparición en el escenario Los Secretos. Arrancaron con Échame a mi la culpa, a la que siguieron canciones tranquilas como Colgado, No sé si se acuerda o Buena chica.

Uno de los momentos más emotivos fue a la hora de interpretar Frío, que dedicaron a la memoria de Manolo Tena, fallecido el año pasado. Prosiguieron con temas como La calle del olvido, Margarita y Cambio de planes. También tuvieron, como no podía ser de otra manera, un recuerdo para Enrique Urquijo antes de cantar Aunque tú no lo sepas.

Contaron también la historia de la canción Ojos de gata. En 1991 Joaquín Sabina les dio media estrofa para que compusieran una canción. Pero tardaron tanto que al final Sabina acabó haciendo de ella Y nos dieron las diez, mientras que Los Secretos la publicaron con su título original, siendo lanzadas ambas a la vez.

Lo siguiente en sonar fue Pero a tu lado, uno de sus temas más exitosos y que ha acabado convirtiéndose en un himno. Tras ella, Ponte en la fila y Amiga mala suerte demostraban que la intensidad iba en aumento. Continuaron con Te he echado de menos hoy, otra de sus canciones más conocidas. Llegó el momento de Por el bulevar de los sueños rotos, tema interpretado por múltiples autores, y también escrito por Sabina.

Después de Nada más, fue el turno de Déjame, su canción más famosa y la que se llevó los mayores aplausos por parte del público. Parecía que el concierto había acabado, pero volvieron para los bises, con baladas como Agárrate a mí María, Otra tarde. Finalizaron por todo lo alto con temas más movidos, entre los que se encontraban Ojos de perdida, Quiero beber hasta perder el control, y Sobre un vidrio mojado. Se despidieron agradeciendo al público todo el apoyo mostrado durante una noche llena de música y nostalgia.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta