El alcalde Ángel Viveros saca adelante un plan de inversiones diseñado junto con Somos Coslada y ARCO para asfaltar calles, rehabilitar barrios o modernizar colegios.
Operarios repintan un paso de cebra en Coslada.

La noticia era que Coslada llevará a cabo inversiones de 11,6 millones de euros en la mejora de la escena urbana, pero subyacía el hecho de que por primera vez en esta legislatura los portavoces de PSOE, Somos y ARCO aparecían conjuntamente en rueda de prensa.

Lo hacían para presentar un nuevo plan de rehabilitación de la ciudad en cuya elaboración han participado los tres partidos, y que había sido aprobado el día previo en sesión plenaria.

En total se gastarán 11,6 millones de euros procedentes del Plan de Inversiones Regional (PIR), que aportará 6,8 millones de euros, y del superávit obtenido de los presupuestos de 2016: 4,8 millones de euros.

Con el dinero del PIR se asfaltarán las principales vías de la ciudad, como la avenida de España, avenida de la Cañada, avenida José Gárate, calle de Honduras, Rioja, Virgen de la Cabeza y avenida de Constitución. 118.000 metros cuadrados en los que se gastarán 1,1 millónes de euros.

Robles, Viveros y González durante la presentación del plan de inversiones.

El dinero llegado de la Comunidad de Madrid también servirá para la reforma de calzadas y aceras en la avenida de la Constitución y Begoña, desde Petra Sánchez hasta Óneca; calle Uruguay, entre Cuba y Méjico; avenida de España y Méjico desde Manuel Azaña hasta Honduras y el Paseo Dolores Ibárruri.

2,2 millones de euros se destinarán a estas calles actuando en 47.378 metros cuadrados.

Una tercerca parte del PIR irá destinada a la denominada rehabilitación integral de barrios. Según explicó el alcalde Ángel Viveros, Coslada se encuentra en un “estado lamentable” a causa de la “dejadez y el abandono de muchos años”.

El conjunto de las actuaciones buscan un “urbanismo de proximidad” con “accesibilidad universal” en el que se pontencie el carril bici, la reducción del ancho de las calzadas para dar más espacio al peatón y le ofrzcan más seguridad. Son algunas de las ideas principales que compartían los tres partidos y que han articulado el diseño de los trabajos.

Se reformará en la mayor parte de los barrios de Coslada, excepto la Colina y el Esparragal, y el Barrio de la Estación, que ya fue rehabilitado gracias a fondos europeos.

La reforma de los barrios incluirá asfaltado, aceras, mobiliario urbano, saneamiento y arbolado. 3,3 millones de euros para lavar la cara de las avenidas de Berlín y Madrid; barrio de los Ríos y avenida de San Pablo.

Junto a los 6,8 millones del PIR, el Ayuntamiento también gastará los 4,8 millones de superávit de los presupuestos de 2016. Serán proyectos de desarrollo sostenible de diferentes áreas.

La partida principal, de 1,1 millones de euros, se destinará a la mejora del sistema de recogida de papel y cartón a través de la renovación de los contendores soterrados.

La rueda de prensa conjunta convocó más prensa de la habitual.

400.000 euros para reformas en los colegios y 300.000 para la reforma del cementerio y 125.000 en parques y jardines. También se soterrarán transformadores eléctricos, especialmente los cercanos a los centros escolares. Además se construirá un nuevo muro de contención en el Polideportivo Valleaguado, actualmente en riesgo de derrumbe.

La inversión del superávit también contempla la mejora de los caminos y pasos peatonales en los colegios, la finalización de la acera que conduce al cementerio o la compra por valor de 30.000 euros de nuevos equipos de transmisión para la policía local.

Los tres portavoces reconocieron que el grado de coincidencia en la elaboración del proyecto ha sido alto. Viveros explicó que todos partidos habían sido flexibles y que este plan es un proyecto de todos los vecinos y vecinas.

El alcalde ensalzó la postura de sus colaboradores, “una oposición constructuva, últil y responsable”. Y explicó que ya hay acuerdo y compromiso para seguir trabajando en esta línea.

La portavoz de Somos Coslada, Virginia Robles, adelantó el acuerdo contraído para que los presupuestos de 2018 sean más participativos e implantar un sistema de pago de impuestos más progresivo.

Manuel González, portavoz de ARCO, reconoció que hay un estado de “buen clima, concordia y entendemiento” entre los tres partidos, y que espera que continúe en la elaboración de los próximos presupuestos.

Esta tesis que también avaló el alcalde, quien reconoció que la línea seguida para la elaboración de los presupuestos de 2017, que necesitó de tres sesiones plenarias para su aprobación, no había sido la más adecuada.

“Este acuerdo refleja compromisos para la elaboración de los nuevos presupuestos”, dijo el alcalde sobre el clima propicio entre los partidos para sacarlos adelante.

Preguntado Viveros por si contemplaba la opción de que miembros de Somos Coslada entraran a forma parte del equipo de Gobierno, dijo Viveros no querer hablar de “futuribles ni escenarios nacidos de rumores de terceros”.

“No hay acuerdo de Gobierno. Ni el PSOE ni Somos lo han propuesto ni es un tema que esté encima de la mesa”, respondió categórica Robles.

El alcalde no ha querido ver la existencia de una alianza de izquierdas en Coslada. Para él se trata más bien de una alianza de los vecinos y vecinas. También dijo estar abiertos a los concejales de la derecha y a los no adscritos. En este sentido recordó que finalmente Ciudadanos Coslada y un concejal no adscrito votaron en el pleno a favor del plan.

En virtid de lo firmado por PSOE, Somos y ARCO los trabajos se pondrán en marcha este mismo año, aunque no ha trascendido la fecha de inicio ni la de finalización.

Orosa presenta un balance de presupuestos con un remanente de 10 millones

No hay comentarios

Dejar una respuesta