La concejala de Hacienda de Coslada califica la situación de la economía municipal como “buena”, “segura” y “solvente”.

Macarena Orosa, concejala de Hacienda de Coslada
La concejala de Hacienda Macarena Orosa durante la presentación de los resultados del ejercicio 2016.

Ayer por la mañana la concejala de Hacienda del Ayuntamiento de Coslada, Macarena Orosa, presentó las cifras del cierre económico del ejercicio 2016. Y Coslada tiene un remanente de 10 millones de euros.

Orosa destacó la “concienciación” de los cosladeños a la hora de cumplir con sus obligaciones fiscales, ya que el 98% pagó los impuestos dentro del periodo de recaudación. La concejala dijo sentirse “orgullosa” del “compromiso” de los cosladeños con su ciudad.

El año pasado se ejecutaron el 90% de los gastos fijados en los presupuestos, un balance “más que positivo” que inspira “seguridad” en cómo se está gestionando la economía del municipio, explicó Orosa. También recordó que los presupuestos se firmaron en el mes de mayo, por lo que ha habido menos tiempo para ejecutar los gastos.

El ejercicio se ha cerrado “cumpliendo” con la regla de gasto que marca la Ley de Racionalización y Estabilidad Presupuestaria. “Las cuentas están saneadas” y la situación económica de las arcas municipales es “muy buena”.

Una de los síntomas de la “gran solvencia” del Ayuntamiento es el pago a proveedores, cuya media es 47 días, 13 menos del máximo que marcan la ley de racionalización.

A continuación la concejala de Haciendo trasmitió a los presentes la gran cifra que ha arrojado el cierre presupuestario de 2016: Coslada tiene un remanente de 10 millones de euros, un poco menos, 9.999.325,04 euros.

Coslada tiene un remanente de 10 millones de euros
Detalle de las cifras sobre el remanente.

Al cierre del ejercicio las arcas municipales tenían una liquidez de 19 millones de euros más 13,5 millones de euros pendientes de cobrar. A estos más de 20 millones hay que restarle 7 millones que el Ayuntamiento debe a acreedores, siendo el remanente de la tesorería de 25 millones de euros.

A esta cifra hay que restarle 8 millones que son de “dudoso cobro”, según detalla el Informe de Intervención de Liquidación 2016, quedando el remanente en 17 millones. A esta cifra hay que restarle de nuevo 7 millones destinados a gastos por contratos pendientes, financiación para planes provinciales y gastos por acuerdos y deudas con el Consorcio de Transporte, quedando el remanente final en los 9,99 millones de euros.

¿Qué se va a hacer con los 10 millones?
La Ley de Haciendas locales fija que las cuantías de los remanentes se destinen a inversiones financieramente sostenibles, como obras de mejora en la ciudad y actuaciones que mejoren la calidad de vida de los vecinos.

Son inversiones que pueden llevarse a cabo siempre y cuando el pago a proveedores se esté llevando a cabo en tiempo o no haya deuda a corto plazo, créditos que han de ser pagados en el mismo año. Coslada tiene aprobadas estas dos asignaturas por lo que podrá destinar el remanente a inversiones sostenibles.

Orosa reveló que el Ayuntamiento ya ha satisfecho los 6 millones de euros que debía a la familia García Cañadas por la expropiación de unos terrenos en la zona de Doctor Fleming hace 30 años.

También disminuye la deuda a largo plazo. A principio de curso era de 31,9 millones de euros, un 46,2% de los 69 millones de presupuesto. Según los datos aportados por la concejala la deuda es ahora de 22 millones, alrededor del 31%. El Ayuntamiento paga 2,5 millones de euros de deuda al año.

La concejala quiso aclarar que estos 10 millones de euros de remanente no surgen de que no hayan sido gastados, sino que se ha ido acumulando con los años. Por ejemplo de contratos adjudicados a precios inferiores al máximo del concurso o cantidades guardadas para el pago de servicios que finalmente no conllevan tanto gasto.

El remanente con el que quedó el Ayuntamiento en 2015 fue de 1,78 millones de euros.

No obstante Orosa matizó que 3 de los 10 millones vienen de pagos no efectuados a los funcionarios. Está cantidad no podrá ser destinada a las inversiones sostenibles, sino que ha de ser guardada para el pago a los trabajadores por si cambia la ley.

El dinero que sí puede ser gastado ya está buscando dueño. Orosa explicó que ya se han establecido contactos con el resto de las fuerzas municipales para decidir las inversiones que habrán de ser llevadas a pleno.

Preguntada por los 3,9 millones de euros que el Ayuntamiento ha dejado de percibir por la no venta de la parcela junto a Paladium, Orosa explicó que se está estudiando la posibilidad de desarrollar las inversiones que preveía (soterramiento contenedores de cartón y vidrio, reformas en el cementerio y colegios y gastos del teatro), aunque no va a ser posible en todas ya que algunas no son de carácter sostenible.

Macarena Orosa justificó los buenos resultados por una política económica “realista”. “Hemos sido muy realistas a la hora de configurar los ingresos y los gastos”. “Hemos hecho una política basada en las posibilidades reales del Ayuntamiento”, reconoció la edil.

Siguiente parada la aprobación de los Presupuestos de 2017. Orosa adelantó que las negociaciones entre partidos están en marcha y que probablemente se presenten en pocas semanas.

Coslada presenta los “presupuestos del consenso”

 

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.