Así lo manda un auto dictado por el Juzgado de Coslada, que llama a anular todas las actas de enajenación de la plaza de España.

El Ayuntamiento ha manifestado su satisfacción por el auto: “Es un día de alegría para todos porque esta medida impide que la plaza de España de San Fernando pueda ser vendida”, explicó la alcaldesa de San Fernando de Henares, Cati Rodríguez, ante los medios de comunicación el pasado 18 de enero.

La enajenación afecta también a 2.500 metros cuadrados de suelo público, 1.600 metros cuadrados de un local comercial, 14 plazas de aparcamiento y el subsuelo de la propia plaza.

Según explicó Rodríguez, el Juzgado de lo Mercantil, órgano donde se estaba tramitando el concurso, ya tiene conocimiento de la medida cautelar.

También habrá que efectuar cambios en el registro de la propiedad, donde la plaza figuraba como bien privado.

Rodríguez contó que cuando dio comienzo su mandato el juzgado estaba a punto de cerrar la investigación, lo que condujo a su gobierno a a interponer un recurso solicitando que la investigación fuese “más allá”.

La alcaldesa ha explicado que en ese momento el Ayuntamiento quiso personarse como acusación particular, y no como responsable, que era como figuraba, pero finalmente la petición no fue admitida.

Será a partir de febrero cuando el Ayuntamiento pueda cambiar su condición en el proceso, según dicta el auto del juzgado de Coslada.

Parace que el recurso ha propiciado finalmente que el fiscal del caso asuma las tesis del Ayuntamiento y solicite la reapertira de la instrucción para llevar la investigación más lejos.

Rodríguez agradeció a la Asociación Cultural El Molino la implicación en el problema a través de su denuncia.