Entrevista a Onofre C. Moreno. Comisario de Coslada-San Fernando

42 años en la policía curten. Más si 18 los has pasado patrullando, 12 de ellos en Alcalá. Ha sido comisario en Pamplona y ve Coslada como una “ciudad segura”. Vale más por lo que calla que por lo que cuenta. Persona afable y tranquila. Lleva 40 años casado con Manuela, su esposa, y tiene cuatro nietos.

IMG_9255

¿Cómo ha cambiado la policía desde que usted entró en el cuerpo?
En todo. La Barcelona de 1975 era impensable una comisaría como la que temos. Ahora cuando la gente viene a hacer trámites disfruta de unas buenas instalaciones.

¿Han cambiado los métodos?
Los medios técnicos son mejores. Antes teníamos una olivetti y papel cebolla. Pero a pesar de los medios técnicos, lo más importante sigue siendo la gente, la plantilla, que está mucho más formados. Ahora para ser inspector tienes tres años de formación.

¿Qué es lo primero que hace cuando llega a Coslada?
Yo soy partidario de no entrar como un elefante en una cacharrería. Se hicieron algunas reformas en cuanto a servicios, pero la comisaría estaba funcionando bien.

¿Cómo es Coslada desde el punto de vista de la seguridad?
Es una población segura, sin delitos que destaquen de manera especial. Aquí la infracción más cometida son los hurtos.

¿Qué es lo que se roba?
Sobre todo móviles. Pero no hay un delito que destaque de forma especial. Tenemos zonas induatriales, pero no diferente a ciudades como Torrejón o Alcalá.

¿Quién lo roba?
Hay una delincuencia menor local y luego una delincuencia itinerante. El mes pasado detuvimos a varias personas por ro- bos a domicilio, de varias nacionalidades, uno de el- los con residencia en Coslada.

¿Cómo son las relaciones con la Policía Local?
Excelentes. Montamos dispositivos a diario, planes de prevención de la delincuencia.

¿Qué buscan?
Prevenir y detectar al delincuente. Si hay un repunte en robos en naves, por ejemplo, pues hay que prevenirlo. También si hay robos de vehículos, por ejemplo.

¿No son controles de alcoholemia?
Nosotros no hacemos controles de alcoholemia, prevenimos la comisión de hechos delictivos. La colaboración ciudadana es importante. Una comisaría puede funcionar muy bien, pero si no contamos con la colaboración de los vecinos…

¿Colaboramos los cosladeños?
A mí me encantaría que llamasen más al 091 cada vez que sospechasen. Si hay sospecha, hay que llamar. Nosotros estamos encantados de ir, tenemos dotaciones suficientes.

¿Qué delitos le preocupan más?
Los que atentan contra la integridad física y los asaltos a domicilios.

Llega el verano, ¿algún consejo?
Tenemos el grupo de participación ciudadana que se encarga de dar charlas en centros de formación, de mayores. Este verano se pondrán dispositivos de prevención.

¿Cómo anda la ciudad en cuanto a agresiones?
No hay una problemática especial. El caso puntual del otro día.

¿Se refiere al asesinato del Copa Cabana?
Si.

¿En cuanto a violencia de género?
No es preocupante, aunque hay algunos casos. Contamos con la UFAM [Unidad de Familia y Mujer] y el juzgado de la mujer. Somos sensibles con todos los colectivos vulnerables… Menores, mayores, mujeres…

En algún aspecto habrá que mejorar. Los hurtos han subido un 22%.
Hay hurtos previsibles, pero otros no. Es difícil. La tasa de criminalidad en Coslada está por debajo de la de la Comunidad de Madrid. Hay repuntes, se controlan…

Han surgido nuevos delitos. ¿Deberían los padres controlar las redes sociales de sus hijos?
Si son menores yo creo que deberían estar pendientes. Los padres deben detectar los problemas de sus hijos.

¿Alguna detención de la que se sienta más orgulloso?
Una agresión sexual en Alcalá de Henares. Fue muy laborioso. Lo resolvimos al cabo de un año gracias a la colaboración de la víctima. También algún atracador saliendo del banco, sin un tiro.

¿Alguna espina?
Tenemos los ojos puestos en el Copa Cabana.